1358527339670santander-preferentesdn[1]

La titular del Juzgado de Primera Instancia número 1 de Santoña ha condenado al Banco Santander a reintegrar la cantidad de 100.000 euros correspondiente a la venta de unas participaciones preferentes a un cliente, jubilado de una empresa radicada en la localidad cántabra de Santoña.

La sentencia considera que en la suscripción del contrato de adquisición de las participaciones preferentes existió un “error invalidante” del consentimiento por parte del afectado. Y ello, por la confianza que el cliente depositó en la entidad bancaria, a través de la información “sesgada, inadecuada e incompleta” que le fue facilitada al recurrente, que invirtió en el producto los ahorros de toda su vida. Además a la juzgadora le “llama la atención” que el cliente fuera calificado por el director de la oficina primeramente como un pequeño ahorrador y “sorpresivamente” al final de su declaración como “persona de alta cultura financiera”.

Seguir leyendo…