Bufete Alaminos

Más de 30 años de servicio al cliente en defensa de sus intereses

Mes: octubre 2013

El Banco de España avisó en 2010 a la CNMV del riesgo de incentivar las preferentes

banco_de_espanya

  • Así figura en un correo electrónico enviado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores el 21 de mayo de 2010.
  • En él, se aseguraba que la introducción de nuevos requisitos para la emisión de títulos como las preferentes podía llevar a los inversores minoristas a «un engaño».
  • La introducción de contratos de liquidez, por ejemplo, «son útiles en situaciones normales», pero pueden tener efectos contraproducentes en otros escenarios.

 

El Banco de España advirtió en 2010 a la CNMV de que la introducción de nuevos requisitos para la emisión de títulos como las preferentes con el fin de proteger a los inversores minoristas, podía tener un efecto contraproducente y llevarles a «un cierto engaño» sobre la seguridad del producto.

La advertencia fue hecha el 21 de mayo de 2010 por el entonces director general de Regulación del supervisor, José María Roldán, en un correo electrónico enviado a la CNMV para darle su opinión sobre la carta que este organismo pretendía remitir al sector financiero actualizando los requisitos «en la verificación de emisiones de renta fija e instrumentos híbridos destinados a minoristas».

Entre las nuevas exigencias figuraba, por ejemplo, que las emisiones contaran con una «entidad de liquidez» que garantizara el cobro de los intereses prometidos a sus clientes y la posibilidad de que vendieran sus títulos para que pudieran recuperar su dinero.

«La existencia de contratos de liquidez, sin duda una buena práctica, puede llevar a un cierto engaño, pues su existencia no implica que de manera automática e irreversible se mejore la protección del inversor minorista en todas las circunstancias», señalaba Roldán en el citado correo electrónico.

Seguir leyendo…

Caja Madrid ordenó «no enseñar a los clientes» su argumentario interno de venta de preferentes

caja_madrid

 

 

 

  • La acusación que representa al 15MpaRato aporta tres nuevas pruebas confidenciales al caso que se investiga en la Audiencia Nacional.
  • Los documentos recalcaban que la venta era «vital» para la entidad porque suponía generar nuevos recursos propios, nuevo capital.
  • Fuentes jurídicas aseguran que estas nuevas pruebas allanan el camino para reclamar responsabilidades civiles a la entidad nacionalizada.

 

«El presente documento es confidencial y se ha elaborado exclusivamente para uso interno del personal de Caja Madrid (…) Queda expresamente prohibida su difusión a cualesquiera personas ajenas a Caja Madrid. Además, esta información no debe estar en nuestras oficinas a la vista de los clientes». Así comienza un documento de venta interno de la entidad financiera incorporado por la acusación del 15MpaRato a la causa que se instruye en la Audiencia Nacional a raíz del escándalo de las preferentes de Bankia.

«Estos documentos [ver archivos adjuntos] demuestran que la política comercial concreta se programó y diseñó para lograr el consentimiento (cuando lo había, pues en algunos casos ni siquiera lo hubo) mediante el engaño, ocultando la realidad del producto, en incluso manifestando características falsas del mismo», señala el abogado Juan Moreno Yagüe, representante de los indignados en la causa que investiga el escándalo de las preferentes.

El 15MpaRato ha llevado ante el juez Fernando Andreu tres documentos confidenciales que consideran que demuestran la «fraudulenta» colocación y en los que se aportan argumentos a los equivos de venta de Caja Madrid para comercializar las participaciones preferentes de la emisión correspondiente a 2009. Una emisión «vital» para la propia entidad, toda vez que estos productos financieros no funcionaban como depósitos, sino como recursos propios de la caja (es decir, similares a las acciones). Es decir, que servirían a la entidad para recapitalizarse y que no estaban ni protegidos por el Fondo de Garantía de Depósitos ni tenían fecha de vencimiento, entre otras características.

Entre los públicos objetivos, la antigua dirección comercial de Caja Madrid apuntaba a pescar, entre otros, entre aquellos clientes «de gestión preferente» que tuvieran patrimonios superiores a los 30.000 euros. Además, proponía contactar comercialmente también a 74.000 autónomos y 49.000 pymes con más de 10.000 euros en cartera.

Las limitaciones impuestas por la CNMV no permitían anunciar esta operación de venta mediante publicidad, por lo que tal como resaltan los documentos «el peso de esta acción comercial recae en la actividad directa de oficinas y gestores», si bien entonces se valoraba la posibilidad de enviar correos electrónicos tanto a antiguos preferentistas como a todos los potenciales suscriptores.

Seguir leyendo…

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén