Bufete Alaminos

Más de 30 años de servicio al cliente en defensa de sus intereses

Mes: diciembre 2013

Condenan al Santander en La Roda por colocar un producto “tóxico” sin informar de sus riesgos

Titulares-Valores-Santander-sufriran-minusvalia_EDIIMA20121002_0307_4[1]

  • El banco no comunicó al cliente los detalles de sus “Valores Santander”, una inversión compleja que ofreció incluso antes de que fuera aprobada por la CNMV
  • La entidad bancaria ya ha recurrido esta sentencia

Es noticia que adelanta CRÓNICA DE LA RODA. La titular del juzgado de Instrucción nº1 de La Roda, la magistrada Ethel Honrubia, ha condenado al Banco Santander por la venta de sus “Valores Santander” -un producto tóxico, similar a las preferentes- sin informar correctamente a sus clientes de los detalles y los riesgos de la inversión. La Justicia declara nulo el contrato suscrito entre la entidad y un ciudadano de La Roda y obliga al Santander a devolverle cerca de 25.000 euros.

Según la sentencia, a la que ha tenido acceso este periódico, en junio de 2007 el banco ofreció a esta persona un producto de inversión novedoso con una rentabilidad del 7,50%, pese a que ni siquiera había sido aprobado entonces por la Comisión Nacional del Mercado de Valores. El contrato se selló el 20 de septiembre de ese año, justo al día siguiente de que la CNMV le diera luz verde. En verano de 2012 la entidad comunicó al cliente que su producto -en el que invirtió un total de 100.000 euros- se transformaría obligatoriamente en acciones del Banco Santander, con una pérdida de valor del 60% de su inversión inicial.

Un folleto diez minutos antes de firmar

La juez Honrubia considera probado que, a la hora de firmar, el cliente desconocía lo que realmente estaba contratando al no haber sido informado por el banco ni de las circunstancias ni de los riesgos asumidos por la operación, “lo que afectó relevantemente a la formación de su voluntad y, teniendo en cuenta que el consentimiento es un requisito esencial, su ausencia determina la nulidad de lo concertado”, establece la sentencia.

Durante el juicio, dos de los empleados de la oficina del Santander en La Roda reconocieron que no se realizó ningún test de conveniencia o idoneidad al cliente y que le ofrecieron el producto porque conocían sus características personales y financieras, y los productos y fondos de inversión que había contratado antes.

El director de la sucursal aseguró que cuando se aprobó el producto, en septiembre de 2007, se le explicó al cliente y se le entregó un tríptico… si bien admitió que ese documento se le dio “unos diez minutos antes de firmar”. El demandante niega haberlo recibido. En cualquier caso, la magistrada considera que “aun cuando tuviéramos por cierto que se entregó, resulta insuficiente que con escasos 10 minutos el cliente tuviera tiempo de analizar lo que estaba firmando o de poder apreciar los riesgos que asumía”. Y más aún cuando el propio banco califica este producto como amarillo, en la escala de riesgos de inversiones.

Seguir leyendo…

Condena a Bankia por colocar participaciones preferentes a un cliente con alzheimer

afectados preferentes

  • Un juzgado valenciano ha condenado a Bankia por vender preferentes a un cliente con alzheimer y ofrecerle el canje como única opción para recuperar su dinero.
  • La demandante, de 72 años, y su difunto marido, que padecía alzheimer, recibieron asesoramiento inadecuado para la complejidad del producto.
  • Aseguran que les ofrecieron el canje por acciones de Bankia «bajo intimidación o coacción moral, no concediéndose ninguna otra alternativa».
  • El juez ha dictaminado que la entidad «no actuó en ningún momento con diligencia y transparencia».


El juzgado de Primera Instancia número 18 de Valencia condena a Bankia S.A., Bancaja Eurocapital Finance SAU, y Banco Financiero y de Ahorros S.A. por «colocar» participaciones preferentes a un cliente aquejado de alzheimer y ofrecerle posteriormente el canje como «única» opción para recuperar su dinero, según consta en una sentencia.

De esta forma, el juez ha estimado la demanda interpuesta por la cliente, representada por el abogado Eduardo Barrau, contra Bankia, en la que solicitaba la nulidad del contrato de compra de preferentes suscrito en febrero de 2006 por importe de 6.000 euros, y asimismo la nulidad del subsiguiente canje por acciones Bankia en marzo de 2012.

En su demanda, la cliente, de 72 años, alegaba que junto a su difunto marido, aquejado de alzheimer −ambos clientes minoristas de Bankia desde hacía 44 años−, adquirieron unas preferentes asesorados por el personal de la entidad, sin que este producto financiero fuera el solicitado y tampoco el adecuado a sus necesidades «dada su complejidad y su carácter perpetuo».

Respecto al canje por acciones de Bankia, también pedía la nulidad puesto que mantuvo que se llevó a cabo «bajo intimidación o coacción moral, no concediéndose ninguna otra alternativa por las demandadas».

Frente a estos argumentos, las demandadas defendieron que el carácter de consumidores y minoristas no impedía a la demandante y a su esposo adquirir las participaciones preferentes, ya que no se trataba de un producto financiero complejo, sino de «alta rentabilidad».

También indicó que se les ofreció «información suficiente», y sobre el canje por acciones negó que fuera algo «impuesto» por Bankia, ya que «se trataba solo de una de las opciones ofrecidas por la entidad bancaria a sus clientes dada la situación de crisis financiera»

El juez, tras estudiar toda la documentación, estima que hubo un vicio de consentimiento por causa de error, «error que cabe caracterizar de esencial», habida cuenta que «dada la situación del adquiriente, aquejado de alzheimer, no se le pudo informar válidamente sobre la suscripción de ningún producto bancario».

En este sentido, considera que queda probado que en el momento en que la demandante y su marido suscribieron el producto financiero «no eran realmente conocedores de la verdadera naturaleza de lo que estaban contratando, esencialmente en lo que se refiere al carácter perpetuo de la inversión de capital y de los riesgos de pérdida del capital invertido».

Seguir leyendo…

 

Condenan a un banco por vender obligaciones subordinadas a un bebé de cuatro meses

84810-944-550

  • Novagalicia Banco deberá devolver 4.800 euros, pagar los intereses desde la fecha de suscripción del contrato y las costas del procedimiento.

  • La jueza señala que la edad de la ordenante determina «la inexistencia de información por el personal bancario» o al menos que «pudiera comprender».

  • La entidad asegura haber proporcionado un tríptico informativo pero la magistrada no lo considera acreditado.

El Juzgado de Primera Instancia número 4 de Ponferrada, en la provincia de León, ha condenado a Novagalicia Banco (NCG) a devolver 4.800 euros de un contrato de obligaciones subordinadas en el que un bebé de cuatro meses figuraba como ordenante.

La titular del juzgado ha declarado nulo el contrato y ha condenado, además, a la entidad bancaria a pagar el interés legal del dinero desde la fecha de suscripción de los valores, así como las costas del procedimiento.

En la sentencia, fechada el 29 de noviembre y que se ha hecho pública este martes, la jueza subraya que la orden de suscripción se encuentra a nombre de dos titulares (cuenta asociada), pero la ordenante es un bebé de apenas cuatro meses.

«Dicho dato objetivo determina ya por sí mismo la inexistencia de información por el personal bancario o al menos que la misma pudiera comprender con tal edad», afirma la magistrada.

En su argumentación, la jueza considera probado que la entidad financiera vendió al cliente un «producto financiero complejo» que requeriría una información previa a la firma del contrato, información que NCG alega haber proporcionado mediante la entrega de un tríptico informativo pero que la magistrada considera «no acreditado».

Seguir leyendo…

 

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén