catalunyabanc

Los emails están escritos con un lenguaje agresivo marcando objetivos cuasi imposibles a los trabajadores. En un correo remitido en octubre de 2008, se puede leer cómo la dirección de zona exige «con carácter urgente prioritario y de forma inmediata» a todas las oficinas que incorporen ese día entre 10.000 y 15.000 euros en preferentes y termina diciendo, literalmente «recordar que debemos venderlo con el criterio de disponible aunque sea de 1.000 en 1.000 euros y que necesito report de suscripciones diarias aunque sea cero, que no lo será, ¿verdad?». En otro con letras mayúsculas y en negrita escriben«necesitamos aportar 30.000 euros por oficina hoy, el tirón de orejas puede ser muy importante».

La dirección de zona de Caixa Catalunya relega a un segundo plano la información sobre el producto. En una comunicación de noviembre de 2008 se deja claro que hay que decirle al cliente que se trata de un «plazo fijo» porque a partir de ahora «vamos a ser vendedores, no informadores, no ofrecedores, vendedoressssssss, con disponibilidad inmediata, los clientes y no clientes estarán encantados con nosotros nos darán besos durante cinco años, besos». Y para conseguir sus objetivos cualquier cliente es bueno. En otro correo señalan «nuestras familias, padres, hermanos, compañeros, amigos, amigos de amigos tienen que ser clientes de Caixa Catalunya».

Fuentes: cadenaser.complataformadeafectados.blogspot.com.es