Bufete Alaminos

Más de 30 años de servicio al cliente en defensa de sus intereses

Mes: febrero 2015

La Justicia devuelve el dinero a un matrimonio de ancianos de Cádiz accionistas de Bankia

articulos-2964521[1]

El juzgado de Primera Instancia número 1 de Cádiz ha dictado una sentencia con fecha del 29 de enero por la que estima íntegramente la demanda presentada por un matrimonio gaditano por la compra de 5.500 euros invertidos en acciones Bankia y declara la nulidad del contrato de adquisición de acciones, la devolución de la cantidad invertida, más intereses y costas.

Se trata de un fallo pionero al ser el primero en la provincia de Cádiz que condena a Bankia a devolver el importe de la inversión a un accionista. Hasta ahora había habido muchas sentencias contra la entidad bancaria por preferentes y subordinadas, pero no por accionistas.

Según afirman desde el Bufete Ortiz, que ha defendido los derechos de los actores, un matrimonio gaditano de 77 y 70 años de edad, jubilados, “seducidos por la agresiva publicidad, suscribieron Acciones Bankia, Oferta Pública de Suscripción”. Ambos eran minoristas, sin conocimientos de productos financieros complejos de alto riesgo “y encima tampoco fueron sometidos a ningún tipo de test de conveniencia, incumpliendo con ello la normativa MiFID”, afirman fuentes del bufete.

Según el despacho de abogados, “se incumplieron las obligaciones precontractuales de información porque tampoco le dieron folleto informativo”.
Además, el día que las acciones salieron a la venta, el 20 de julio de 2011, “el valor de cotización de la acción era de 3,75 euros, si bien, a fecha 20 de diciembre de 2013, el valor había bajado a 1,24 euros”, señalando que “la salida a bolsa de Bankia fue un engaño y una estafa, pues para que Bankia pudiese sacar sus acciones a bolsa, tenía que tener unos balances correctamente auditados e inscritos en el Registro Mercantil”.

Posteriormente, la entidad demandada, hubo de ser rescatada, y como parte de su proceso de saneamiento tuvo que realizar dos macroampliaciones de capital para dar entrada al Estado y que los inversores asumieran pérdidas, recibiendo a cambio 19.000 millones de euros. “Y a estas ampliaciones siguió una reducción del valor de las acciones y un contrasplit (agrupación de acciones) de 100 por 1, lo que incrementó las pérdidas acumuladas de quienes decidieron comprar antes de que se iniciase el proceso de saneamiento de la entidad tras el rescate”, añade el bufete. Apostillan desde el despacho que los clientes “confiaron en la imagen de solvencia que desprendía Rodrigo Rato recién salido Director del Fondo Monetario Internacional, tocando la campana en la Bolsa de Madrid y que salió en todos los telediarios aquel julio de 2011”.

Fuente: andaluciainformacion.es

El accionista de Bankia ya puede reclamar

Rodrigo Rato Bankia

La sección séptima de la Audiencia Provincial de Valencia ha estimado el derecho de un demandante, que compró acciones de Bankia por importe de 75.000 euros en julio de 2011, a reclamar a la entidad por supuesto engaño en la información facilitada cuando la entidad salió a Bolsa, antes de que se resuelva el procedimiento que se investiga en un juzgado central de la Audiencia Nacional.

Según recoge el auto facilitado por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), este órgano estima así el recurso de apelación del accionista contra la suspensión de esta causa civil hasta que se resolviese el procedimiento penal que se sigue, sobre los mismos hechos, en el juzgado central de instrucción número 4 de la Audiencia Nacional.

Desde el TSJCV recuerdan que BANKIA (BKIA.MC)solicitó la paralización de las «miles» de demandas de este tipo presentadas en toda España hasta la resolución, por sentencia firme, de la causa penal por la supuesta falsedad de los documentos facilitados a los accionistas ante la salida a Bolsa.

No obstante, la Audiencia de Valencia afirma no compartir la decisión del juzgador de instancia de acoger la suspensión solicitada por BANKIA por prejudicialidad penal en relación al delito de falsedad de cuentas, investigado entre otros por el juzgado central, al entender que, para resolver sobre la pretensión del accionista, «no se precisa que recaiga sentencia en el orden penal que declare que las cuentas presentadas eran falsas, quienes sean sus autores y cuales sus responsabilidades penales o civiles».

La resolución, contra la que no cabe recurso, recoge que Bankia ubica la prejudicialidad en la eventual falsedad de los estados e información contable utilizados para su salida a Bolsa que se investiga en la jurisdicción penal, pero «esos documentos y su posible falsedad no se consideran decisivos para resolver sobre el fondo del asunto».

«Resulta notorio»

En este sentido, apunta que «resulta notorio que, sin necesidad de ellos, se puede tener por acreditada que la imagen de solvencia que BANKIA proyectó cuando efectúo su oferta de suscripción de acciones y su salida a Bolsa, en julio de 2011, no era correcta y no reflejaba su verdadera situación económica».

Según la Audiencia, «aunque estos documentos no se hubiesen incorporado a la causa, la apariencia de errónea solvencia alegada por el demandante hubiese podido acreditarse por ellas diferentes actuaciones no solo de la propia BANKIA y BFA, sino también de las entidades públicas de control y regulación del mercado», así como por la «divergencia» entre la «publicidad del tríptico y el discurso de su presidente, Rodrigo Rato, el día de la salida a Bolsa» con las cuentas reformuladas por el nuevo consejo y el rescate financiero.

Por este motivo, concluye que «si la imagen de solvencia que se ofreció por Bankia en junio de 2011 no se correspondía a la realidad, no es preciso que exista un previo pronunciamiento penal que determine que ello fue constitutivo de delito y que ello se debió única y exclusivamente por la falsedad de las cuentas del primer semestre de 2011», al tiempo que recuerda que «el dolo civil no exige que la conducta sea constitutiva de infracción penal».

Además, los magistrados afirman que «aceptar la suspensión que pretende Bankia equivaldría a dictar una resolución desconectada de la realidad social, que también se debe tener en cuenta como criterio de interpretación previsto en el artículo 3 del Código Civil».

Exponen asimismo que esa decisión «provocaría y haría dificultosa la pronta resolución, no solo de este caso sino de otros muchos, en que por diferentes accionistas se compraron acciones de Bankia, máxime la fundada posibilidad de la larga y compleja tramitación de la causa penal, en contra de la claridad y perfecta delimitación del objeto de la pretensión deducida por el demandante». Todo ello, agregan, «sin prejuzgar cual sea la decisión final del pleito».

Fuente: eleconomista.es

Acciones Bankia: Los accionistas sólo tienen cinco meses para reclamar

rato-salida-bolsa-640[1]

  • Ya hay sentencias que condenan a la entidad por engaño en la salida a bolsa

Los accionistas que acudieron a la salida a bolsa de Bankia tienen riesgo de no recuperar el dinero invertido y perdido, a pesar de que se demuestre que hubo falsedad contable por parte de la entidad, tal y como aseguran los dos peritos judiciales de la Audiencia Nacional. De ahí, que los despachos de abogados esperen una avalancha de clientes en los próximos meses que recurran a sus servicios para demandar por la vía civil su dinero. El ministro De Guindos culpó hoy a Zapatero de «forzar voluntades» en la salida a bolsa de la entidad.

La ley del mercado de valores fija las prescripciones de la responsabilidad en caso de fraude: tres años para la recuperación de lo invertido por datos erróneos y omisión de información; cuatro años para la nulidad de los contratos por las mismas causas; y quince para la resolución de la operación por incumplimiento de lo pactado. El accionista de Bankia ya puede reclamar por vía civil el dinero de la salida a Bolsa.

Por tanto, algunos juristas apuntan a que en mayo de 2015 prescribe la responsabilidad, el menos, en uno de los supuestos, ya que fue en ese mes de 2012 cuando se descubrió el verdadero estado de Bankia. Entonces, el presidente Rodrigo Rato dimitió y el nuevo equipo solicitó 19.000 millones de ayudas públicas para asegurar la viabilidad del grupo financiero.

Hay que hacer hincapié en separar la responsabilidad penal de la civil. Cree que lo mejor es presentar una demanda antes del próximo mayo. Además, existe el riesgo de que un tribunal paralice todas las reclamaciones, a la espera de una sentencia de la Audiencia Nacional.

En este supuesto, los demandantes podrían alegar el presunto delito de nulidad para alargar los periodos, pero el proceso es más complicado, porque los jueces podrían desestimarlo y habría que analizar contrato por contrato.

Este despacho ya ha recibido 5.000 peticiones de clientes, para lo que agrupará las denuncias en distintos juzgados para agilizar el procedimiento por supuesta falsedad contable que pudiera derivarse del folleto de emisión de la salida a bolsa. Bankia captó 3.100 millones de euros en esta operación en julio de 2011.

Además que ya hay varias sentencias en las que se condena a la entidad a pagar lo invertido en acciones por engaño a un particular, como dictaba por un tribunal de Mataró el pasado verano.

En otros casos, Bankia ha llegado ya a un acuerdo con inversores para que retiren sus reclamaciones ante los juzgados a cambio de la devolución del dinero desembolsado en la salida a bolsa. Fuentes de la entidad indican que estos pactos se han suscrito con varias decenas de inversores y que obedecen a «errores operativos».

Por su parte, el abogado Fernando Zunzunegui es más optimista sobre la fecha en la que habría que iniciar el periodo de prescripción. Éste debería empezar a contar, a su juicio, este mes, ya que la prueba de la falsedad documental en la salida a bolsa queda demostrada con el informe pericial publicado la semana pasada. Su despacho, Zunzunegui Abogados, prepara una demanda colectiva de inversores contra Bankia y Deloitte por la información errónea contenida en el folleto de la salida a bolsa.

3.100 millones de euros

Es el dinero que captó Bankia en su salida a bolsa de julio de 2011. El 60% se logró de inversores particulares a través de su red de sucursales y de las oficinas de otras entidades colaboradoras en la operación. El otro 40% fue invertido por instituciones, algunas de las cuales vendieron inmediatamente después de la colocación. Además, el precio de 3,75 por título sólo se pactó con 29 inversores.

Fuente: eleconomista.es

La Justicia devuelve el dinero a un matrimonio de ancianos de Cádiz accionistas de Bankia

articulos-296452[1]

El juzgado de Primera Instancia número 1 de Cádiz ha dictado una sentencia con fecha del 29 de enero por la que estima íntegramente la demanda presentada por un matrimonio gaditano por la compra de 5.500 euros invertidos en acciones Bankia y declara la nulidad del contrato de adquisición de acciones, la devolución de la cantidad invertida, más intereses y costas.

Se trata de un fallo pionero al ser el primero en la provincia de Cádiz que condena a Bankia a devolver el importe de la inversión a un accionista. Hasta ahora había habido muchas sentencias contra la entidad bancaria por preferentes y subordinadas, pero no por accionistas.

Según afirman desde el Bufete Ortiz, que ha defendido los derechos de los actores, un matrimonio gaditano de 77 y 70 años de edad, jubilados, “seducidos por la agresiva publicidad, suscribieron Acciones Bankia, Oferta Pública de Suscripción”. Ambos eran minoristas, sin conocimientos de productos financieros complejos de alto riesgo “y encima tampoco fueron sometidos a ningún tipo de test de conveniencia, incumpliendo con ello la normativa MiFID”, afirman fuentes del bufete.

Según el despacho de abogados, “se incumplieron las obligaciones precontractuales de información porque tampoco le dieron folleto informativo”.
Además, el día que las acciones salieron a la venta, el 20 de julio de 2011, “el valor de cotización de la acción era de 3,75 euros, si bien, a fecha 20 de diciembre de 2013, el valor había bajado a 1,24 euros”, señalando que “la salida a bolsa de Bankia fue un engaño y una estafa, pues para que Bankia pudiese sacar sus acciones a bolsa, tenía que tener unos balances correctamente auditados e inscritos en el Registro Mercantil”.

Posteriormente, la entidad demandada, hubo de ser rescatada, y como parte de su proceso de saneamiento tuvo que realizar dos macroampliaciones de capital para dar entrada al Estado y que los inversores asumieran pérdidas, recibiendo a cambio 19.000 millones de euros. “Y a estas ampliaciones siguió una reducción del valor de las acciones y un contrasplit (agrupación de acciones) de 100 por 1, lo que incrementó las pérdidas acumuladas de quienes decidieron comprar antes de que se iniciase el proceso de saneamiento de la entidad tras el rescate”, añade el bufete. Apostillan desde el despacho que los clientes “confiaron en la imagen de solvencia que desprendía Rodrigo Rato recién salido Director del Fondo Monetario Internacional, tocando la campana en la Bolsa de Madrid y que salió en todos los telediarios aquel julio de 2011”.

Fuente: andaluciainformacion.es

Página 2 de 2

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén