Bufete Alaminos

Más de 30 años de servicio al cliente en defensa de sus intereses

Mes: marzo 2015

Más de 5200 reclamaciones Acciones Bankia

Jose Ignacio Goirigolzarri - Presidente de Bankia

Ya suman más de 5.200 reclamaciones Acciones Bankia de la emisión de Junio 2011

Los informes de auditoría de la entidad reflejan que Bankia ha recibido 933 demandas civiles interpuestas por inversores particulares, que se unen a las 4.312 reclamaciones extrajudiciales recibidas.

Bankia acumula 5.245 reclamaciones por su salida a bolsa, 933 demandas civiles interpuestas por inversores particulares, ya sea de forma individual o agrupada, en contra de la Oferta Pública de Suscripción (OPS) de acciones realizada por la entidad en 2011, según consta en los informes de auditoría de la entidad, y 4.312 reclamaciones extrajudiciales.

De las demandas civiles, que son las recibidas hasta diciembre de 2014, se encuentran «vivas» 860, asegura Bankia, antes de precisar que el número de sentencias dictadas hasta la fecha y el sentido de las mismas «no son indicativos» de la «tendencia» de las resoluciones en el futuro. Bankia recuerda que en febrero se impuso una fianza solidaria de 800 millones de euros a la entidad, BFA y a cuatro exmiembros del consejo de administración, ante la que se ha apelado, según Europa Press.

La instrucción acerca de las demandas por la OPS se encuentra «en fase de desarrollo» y «pendiente de nuevas pruebas», por lo que la entidad no puede prever su resultado final. Si la fecha del cierre de la instrucción está «lejana», la del «potencial juicio» puede considerarse «actualmente remota». La entidad recuerda que, tras analizar las distintas demandas, ha realizado una estimación de coste por las indemnizaciones de 780 millones, y que el grupo ha realizado provisiones por valor de 312 millones para hacer frente a estas contingencias.

En su salida a Bolsa, la entidad captó en julio de 2011 un total de 3.092 millones de euros, de los que 1.237 millones correspondieron a inversores institucionales y 1.855 millones a inversores minoristas.

Advertencia del auditor

La auditoría de Bankia incluye un párrafo de énfasis de Ernst & Young en el que se alude precisamente a la incertidumbre acerca del resultado de las distintas demandas por la salida a Bolsa. En concreto, el auditor alude a «las incertidumbres asociadas al resultado final de los litigios relacionados con la OPS llevada a cabo en 2011 con ocasión de la salida a Bolsa de Bankia» y «a las provisiones registradas por el grupo para cubrir el coste estimado de los mencionados litigios». Ernst & Young precisa en todo caso que este párrafo de énfasis no cambia su opinión acerca de las cuentas analizadas. La advertencia se realiza «sin que esta cuestión modifique la opinión del auditor», asegura.

Efecto llamada a demandar Bankia con el fin de las tasas judiciales

ratobrindaporbankia1[1]

 

Tras la anulación de las tasas judiciales, se está produciendo un incremento de inversores a demandar Bankia.

El informe de los peritos del Banco de España abrió la espita de muchos pequeños ahorradores para poder recuperar la inversión realizada en la salida a Bolsa de Bankia. Sin embargo, la existencia de las tasas judiciales impuestas por Alberto Ruiz Gallardón, en su etapa al frente de Justicia, había retraído de cualquier acción judicial a aquellos cuya inversión era inferior al pago que tendrían que efectuar por este gasto. Su desaparición no sólo determinará la viabilidad de determinadas demandas colectivas acumuladas que preparan ya varios bufetes de abogados sino que está animando a aquellos que invirtieron volúmenes en el entorno de los 1.000 euros en la compra de títulos de Bankia.

Tras la anulación de las tasas judiciales, diferentes despachos de abogados confirman a este medio que se está produciendo un incremento de estos pequeños inversores que solicitan información para emprender una acción por la vía civil. Un elevado porcentaje de los más de 300.000 clientes minoristas que acudieron a la salida a Bolsa invirtieron cantidades pequeñas, entre 1.000 y 3.000 euros de media, y el pago de tasas judiciales, en muchos casos, había disuadido a estos afectados a la hora de reclamar la devolución de su inversión en acciones. De hecho, el gasto en tasas para interponer una demanda por la vía civil oscilaba entre los 1.700 a 2.000 euros, según explican desde varios bufetes.

Bankia anunció una provisión de 780 millones de euros para hacer frente a las demandas civiles por la salida a Bolsa. El consejero delegado de Bankia, José Sevilla, explicó hace una semana, durante la presentación de resultados anuales de la entidad, que los 780 millones estimados como coste probable de las reclamaciones (repartidos finalmente al 60/40 por BFA y Bankia) provienen de un análisis muy riguroso y son una cifra «muy conservadora», que ha sido validada por un KMPG como experto independiente. El cálculo que maneja la entidad es que finalmente el coste alcance los 500 millones para la entidad y el Estado.

Sin embargo, en el análisis efectuado por Bankia, basado en la experiencia judicial de las participaciones preferentes, no se han contemplado que reclamen aquellos ahorradores que invirtieron 1.000 euros o una cifra inferior. Así, de confirmarse que este perfil de pequeños inversores comienzan a acudir a la vía civil, la provisión de 312 millones para hacer frente a las condenas podría ser revisada al alza.

Bankia acumula ya 5.245 reclamaciones por su salida a bolsa, 933 demandas civiles interpuestas por inversores particulares, ya sea de forma individual o agrupada, en contra de la Oferta Pública de Suscripción (OPS) de acciones realizada por la entidad en 2011, según consta en los informes de auditoría de la entidad, y 4.312 reclamaciones extrajudiciales.

De las demandas civiles, que son las recibidas hasta diciembre de 2014, se encuentran «vivas» 860, asegura Bankia, antes de precisar que el número de sentencias dictadas hasta la fecha y el sentido de las mismas «no son indicativos» de la «tendencia» de las resoluciones en el futuro.

Sin embargo, la auditoría de Bankia incluye un párrafo de énfasis de Ernst & Young en el que se alude precisamente a la incertidumbre acerca del resultado de las distintas demandas por la salida a Bolsa. En concreto, el auditor alude a «las incertidumbres asociadas al resultado final de los litigios relacionados con la OPS llevada a cabo en 2011 con ocasión de la salida a Bolsa de Bankia» y «a las provisiones registradas por el grupo para cubrir el coste estimado de los mencionados litigios». Ernst & Young precisa en todo caso que este párrafo de énfasis no cambia su opinión acerca de las cuentas analizadas. La advertencia se realiza «sin que esta cuestión modifique la opinión del auditor», asegura.

Los diferentes bufetes consideran que el aluvión de demandas se producirá a lo largo del primer trimestre de 2015. De hecho, el mes de mayo parece ser la fecha límite, según defienden, para presentar cualquier tipo de acción penal ya que existen tres años para tomar medidas desde que se conocen la falsedad de las acciones.

Fuente: vozpopuli.com

Bankia colocó preferentes a un enfermo de esclerosis múltiple con atrofia cerebral

bankia116.000 euros

El juzgado nº 54 de Barcelona ha declarado nula la colocación de acciones preferentes de Bankia a un matrimonio formado por un ama de casa y un ajustador mecánico para moldes de inyección. Además, él estaba enfermo de esclerosis múltiple con atrofia cerebral y falleció en 2013.

 

En 2005 dejó de trabajar debido a su enfermedad y vendió el pequeño negocio familiar. Sus ahorros siempre habían estado en depósitos, libretas y acciones de Endesa y decidió invertir sus ahorros en preferentes de Bankia: 131.600€

El juez duda de la capacidad del marido para entender el producto que adquiría debido a su enfermedad. Pero considera claro que el matrimonio no cumplía el perfil para adquirir un producto complejo. «No se informó que se trataba de un producto híbrido, de naturaleza perpetua, que sólo cotizaba en el mercado secundario, que aunque formaba parte del capital no gozaba de derecho políticos, ni del elevado riesgo», señala la sentencia.

El fallo considera que no se ofreció al matrimonio información «clara, comprensible y completa» ni en la fecha de adquisición de las preferentes (julio de 2009) ni posteriormente. Añade que ya a principios de 2009 las agencias de calificación empezaron a advertir sobre la situación de Bankia y que ya se había producido la quiebra de Lehman Brothers y de AIG. «Se abusó de la confianza colocando un producto claramente inadecuado para unas personas de perfil conservador en una situación personal muy delicada».

El fallo también afea que Bankia tampoco cumpliera con las exigencias formales requeridas por la normativa MiFID. El test de conveniencia estaba prerredactado y ni siquiera estaba firmado por la mujer. Curiosamente sí firman un documento aparte, de redacción compleja, en el que manifiestan conocer los riesgos, claramente contradictorio con la información verbalizada. El propio comercial de Bankia reconoció en el juicio que les colocaron las preferentes como un producto «rentable, seguro y con liquidez y disponibilidad rápida, en 5 días».

El argumentario de venta –reconoce el empleado en el juicio- era el que llegaba de la central de ventas de Bankia, que ni informaba de los riesgos ni de la verdadera naturaleza del producto. De hecho el mismo comercial reconoció haber adquirido preferentes de Bankia para sí mismo y que de haber conocido los riesgos ni lo hubiera hecho ni las hubiera recomendado.

No obstante, el testigo reconoce que la finalidad de las preferentes era fortalecer los recursos propios de la entidad «información que no se facilitó a los clientes», añade la sentencia. «Los propios comerciales no tenían ni la formación ni la cualificación necesaria para comercializar un producto complejo y especulativo sólo apto para clientes muy agresivos; obviamente no era el caso de los clientes».

«Estamos ante clientes normales que suelen destinar sus ahorros a operaciones seguras, sin riesgo de capital, que puedan producir una rentabilidad, que confían en la entidad y que se dejan asesorar por sus profesionales», concluye el juez, quien afea que los profesionales no correspondieran a la confianza depositada. El juez también considera «abusiva» una cláusula que exoneraba de responsabilidad a la entidad. «Da la sensación de que estaba todo preparado para la gran huida hacia delante: convertir los depósitos en capital mediante test prerredactados y con el seguro de una cláusula que exonerara de responsabilidad».

El juez considera que hubo vicio en el consentimiento y que por lo tanto la colocación es nula. Condena a Bankia a devolver el dinero invertido más el interés legal del dinero. «Afortunadamente este tipo de malas praxis tienen las patas muy cortas y cuentan siempre con el reproche judicial».

Fuente: elderecho.com

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén