novagalicia banco preferentes

Los valores preferenciales, también llamados acciones preferenciales o acciones de preferencia, son típicamente valores de más alto rango que las acciones comunes, y sus términos son negociados entre la corporación y el inversionista.

¿Qué son realmente las participaciones preferentes?

Las participaciones preferentes son valores emitidos por una sociedad que no confiere participación en su capital ni derecho de voto. Estas participaciones tienen carácter perpetuo, es decir, no tienen vencimiento, y su rentabilidad no está garantizada del todo. Son por tanto un instrumento complejo y de cierto riesgo elevado, ya que se puede perder el capital invertido. Estos instrumentos normalmente tienen liquidez a través de un mercado secundario con muchas limitaciones, siendo normalmente los propios emisores quienes dan la liquidez.

Con respecto al riesgo, puede ser de tres tipos diversos:

  • Riesgo de mercado: Al no tener vencimiento, se trata de un título con mucha duración y, por lo tanto, está expuesto a fuertes variaciones ante la fluctuación de los diferentes tipos de interés.
  • Riesgo de contraparte en los intereses: Las acciones ofrecen un tipo de interés que puede ser fijo o variable, pero normalmente está condicionado a que la sociedad obtenga beneficios, con lo que si no se obtuviesen, se suspende el pago de intereses.
  • Riesgo de contraparte en el principal: Si se deteriora la solvencia del emisor, las participaciones sufren una pérdida de valor que es muy superior a la de un bono normal, pues las acciones preferentes no tienen vencimiento.

El precio de un bono se calcula al actualizar los flujos de pago del mercado. Es por ello que a medida que aumenta el tipo de interés de descuento, disminuye el precio y viceversa. Una cuestión controvertida es el plazo de vencimientos, puesto que algunos tienen fechas de vencimiento, pero otros, como las acciones preferentes, son perpetuas.

Estas prácticas bancarias consideradas como mala praxis bancaria, que ha consistido en vender PRODUCTOS TÓXICOS a la sociedad, cuando el único objetivo que perseguían los bancos era la recapitalización, de los mismos.

Ha sido definido como VENTAS ENGAÑOSAS por varias autoridades con mucho conocimiento de la causa (tal como define la directiva europea del año 2007 la colocación de dichos productos se debía de hacer posteriormente a la realización de un test de idoneidad en el cual se debía deducir que el inversor era adecuado para adquirir dichos productos; muchas entidades bancarias no han hecho dicho test, así como las que lo han hecho, en ocasiones lo han hecho con el mínimo rigor, y de una forma estandarizada, habiéndose visto casos en los que para marcar la cruz (X) en el test, ésta cruz ya estaba marcada previamente en lápiz, para inducir al usuario a subrayar encima la cruz en bolígrafo).

En total hablamos de 28 entidades financieras que vendían productos engañosos, los cuales han afectado a 5.000 hogares, y todo ello porqué las personas se basaban en la confianza que normalmente tenían con el director del banco que les decía frases como:

tranquilo, el producto puedes rescatarlo en cualquier momento

Lo cual era totalmente incierto e incluso algún empleado bancario decía:

puedes confiar en el producto porque yo también lo tengo

En definitiva se trataba de información sesgada, de PRODUCTOS TOXICOS Y ENGAÑOSOS, respecto a los cuales los bancos no pueden dar una fecha para recobrar su liquidez por lo tanto son DEUDAS PERPETUAS.

Se trata en definitiva de un fraude masivo que ha contado con autorización de los superiores, para capitalizar los bancos, con cargo al bolsillo de los clientes en un aspecto tan importante como es el ahorro y de esta forma los bancos han conseguido que el usuario invirtiera 30.000 millones de euros.

Nuestro equipo jurídico se ha especializado en la resolución de estos conflictos, ya sean vía extrajudicial como en vía judicial. Con lo cual si usted es un afectado consulte con nosotros y le asesoraremos individualizadamente para encontrar una solución.

Contacte con nosotros