CatalunyaCaixa

Los compradores de las preferentes de CatalunyaCaixa se ven obligados a acudir a los juzgados para reclamar sus derechos

La Agencia Catalana del Consumo remitió el pasado mes de diciembre un requerimiento a CatalunyaCaixa, antigua caja de ahorros de la Diputació, para conocer el motivo por el que la entidad ha rechazado 3.919 arbitrajes por la venta de participaciones preferentes y deuda subordinada que la entonces caja de ahorros colocó entre sus clientes. Al haberse negado esa mediación de la Generalitat, los clientes tendrán que acudir a los juzgados para recuperar su inversión, asumiendo el coste del proceso y una espera más prolongada para recuperar sus ahorros.
Consumo quiere conocer el motivo de la no aceptación y reclama el expediente para poder analizar si esa negativa escapa a los motivos de rechazo que validó el Gobierno. “Nosotros establecimos los requisitos y la cantidad de preferentes contratadas por el cliente no figura entre ellos”, apostilla Alfons Conesa, director de la agencia, quien anunció que la inspección del ente ya está trabajando en el asunto. “Queremos asegurarnos de que no se excluyen a clientes que no tenían por qué contratar esos productos híbridos”, ya que no contaban con la experiencia financiera suficiente para entenderlos. Si la agencia descubre que CatalunyaCaixa está actuando al margen de la norma, podrá abrir un expediente sancionador contra la entidad financiera que, además de devolver el dinero de la inversión, debería asumir indemnizaciones por daños y perjuicios y una multa de la Generalitat.

“Estamos siendo muy escrupulosos”, asegura una portavoz de la antigua caja de ahorros, en proceso de integración en BBVA tras pasar por las manos del Fondo de Reestructuración Bancaria (FROB) y recibir una inyección de 11.839 millones de recursos públicos. Según el balance de la Generalitat del pasado mes de julio, hasta entonces esta había recibido 52.913 reclamaciones. La portavoz asegura que la entidad ha ido a arbitraje en más de 40.000 casos, asumiendo que el 99,7% de los casos eran favorables a los clientes. Hasta julio, el banco habría tenido que devolver por esa vía 282 millones de euros a los clientes.

La crisis de las preferentes de CatalunyaCaixa está continuando en los tribunales. Mercè Serrano, letrada del Col·lectiu Ronda que lleva casos de clientes de la entidad, denuncia que muchas peticiones se han rechazado por el simple criterio de la cuantía contratada. “Por encima de los 10.000 euros, CatalunyaCaixa no se ha sometido al procedimiento arbitral”, explica. Y, en su opinión, aunque los tribunales están dictando sentencias favorables a las personas que contrataron esos productos financieros, el banco está optando por presentar recursos de apelación e, incluso, elevando sus escritos de oposición hasta el Tribunal Supremo. En adición, la prolongación del procedimiento judicial provoca que algunos clientes tiren la toalla.

Fuente: catalunyapress.cat