Bufete Alaminos

Más de 30 años de servicio al cliente en defensa de sus intereses

Categoría: Obligaciones subordinadas

CatalunyaCaixa rechaza más de 3900 arbitrajes de preferentes

CatalunyaCaixa

Los compradores de las preferentes de CatalunyaCaixa se ven obligados a acudir a los juzgados para reclamar sus derechos

La Agencia Catalana del Consumo remitió el pasado mes de diciembre un requerimiento a CatalunyaCaixa, antigua caja de ahorros de la Diputació, para conocer el motivo por el que la entidad ha rechazado 3.919 arbitrajes por la venta de participaciones preferentes y deuda subordinada que la entonces caja de ahorros colocó entre sus clientes. Al haberse negado esa mediación de la Generalitat, los clientes tendrán que acudir a los juzgados para recuperar su inversión, asumiendo el coste del proceso y una espera más prolongada para recuperar sus ahorros.
Consumo quiere conocer el motivo de la no aceptación y reclama el expediente para poder analizar si esa negativa escapa a los motivos de rechazo que validó el Gobierno. “Nosotros establecimos los requisitos y la cantidad de preferentes contratadas por el cliente no figura entre ellos”, apostilla Alfons Conesa, director de la agencia, quien anunció que la inspección del ente ya está trabajando en el asunto. “Queremos asegurarnos de que no se excluyen a clientes que no tenían por qué contratar esos productos híbridos”, ya que no contaban con la experiencia financiera suficiente para entenderlos. Si la agencia descubre que CatalunyaCaixa está actuando al margen de la norma, podrá abrir un expediente sancionador contra la entidad financiera que, además de devolver el dinero de la inversión, debería asumir indemnizaciones por daños y perjuicios y una multa de la Generalitat.

“Estamos siendo muy escrupulosos”, asegura una portavoz de la antigua caja de ahorros, en proceso de integración en BBVA tras pasar por las manos del Fondo de Reestructuración Bancaria (FROB) y recibir una inyección de 11.839 millones de recursos públicos. Según el balance de la Generalitat del pasado mes de julio, hasta entonces esta había recibido 52.913 reclamaciones. La portavoz asegura que la entidad ha ido a arbitraje en más de 40.000 casos, asumiendo que el 99,7% de los casos eran favorables a los clientes. Hasta julio, el banco habría tenido que devolver por esa vía 282 millones de euros a los clientes.

La crisis de las preferentes de CatalunyaCaixa está continuando en los tribunales. Mercè Serrano, letrada del Col·lectiu Ronda que lleva casos de clientes de la entidad, denuncia que muchas peticiones se han rechazado por el simple criterio de la cuantía contratada. “Por encima de los 10.000 euros, CatalunyaCaixa no se ha sometido al procedimiento arbitral”, explica. Y, en su opinión, aunque los tribunales están dictando sentencias favorables a las personas que contrataron esos productos financieros, el banco está optando por presentar recursos de apelación e, incluso, elevando sus escritos de oposición hasta el Tribunal Supremo. En adición, la prolongación del procedimiento judicial provoca que algunos clientes tiren la toalla.

Fuente: catalunyapress.cat

Preferentes a cambio de rosquillas

afectados preferentes
Un matrimonio de jubilados recupera 674.000 euros. El juez ve abuso de confianza porque la pareja llevaba rosquillas a la oficina y recibían regalos para los nietos.

Un matrimonio de jubilados ha recuperado el dinero que Bankia les invirtió en preferentes y subordinadas. La cantidad total alcanza los 674.000 euros que habían obtenido tras la venta de un taller de coches. Las inversiones en estos productos tóxicos comercializados por la banca se realizaron en 2009 y 2010, en plena crisis económica, política, social y ética.

La entidad financiera procedió a invertir los ahorros del matrimonio, fruto de la venta de un negocio familiar, en productos tóxicos. En concreto, 600.000 euros en preferentes y otros 74.000 euros en obligaciones subordinadas. «Fue un abuso de confianza de libro».

La mujer, ama de casa, era la encargada de «los temas de banco» y mantenía una relación de «amistad» con los empleados de la oficina hasta el punto de que les llevaba rosquillas y recibía regalos para los nietos. «Asumían sus recomendaciones como seguras», ha sentenciado el juez.

En el juicio se muestra cómo los propios empleados consideraron la inversión en preferentes como segura aunque también aclara que «siguieron las indicaciones de los directivos». En esa confianza, cumplieron las exigencias legales de rellenar el test de conveniencia, aunque este estaba previamente rellenado a ordenador y listo para firmar.

El caso de las subordinadas fue peor. Una comercial de Bankia llamó a la mujer que se llevó los papeles a su casa donde el marido firmó el consentimiento. «El folleto informativo fue entregado en el mismo día de la firma», reza la sentencia. Es decir, la información facilitada fue deficiente. «No conocían la naturaleza muy subordinada y perpetua de los valores, la falta de liquidez inmediata y de garantía de devolución del capital invertido; no tenían ni el perfil ni el conocimiento adecuados», concluye la sentencia que recuerda que las subordinadas «computan como capital pero no alcanzan el rango de crédito ordinario».

«Resulta evidente que no eran personas con formación y preparación financiera para adquirir un producto complejo y de riesgo«. La sentencia considera que el consentimiento de la pareja de jubilados estaba viciada por un error esencial y excusable y por lo tanto declara nula la colocación, obliga a Bankia a devolver los 674.000 euros más el interés legal del dinero y condena a la entidad a las costas.

«Es una muestra más de la mala praxis bancaria, de la falta de preparación del personal y de la voluntad de la entidad de convertir los ahorros de los depositantes en capital de la entidad; afortunadamente la Justicia está poniendo las cosas en su sitio».

Fuente: negocios.com

Condenan a un banco por vender obligaciones subordinadas a un bebé de cuatro meses

84810-944-550

  • Novagalicia Banco deberá devolver 4.800 euros, pagar los intereses desde la fecha de suscripción del contrato y las costas del procedimiento.

  • La jueza señala que la edad de la ordenante determina «la inexistencia de información por el personal bancario» o al menos que «pudiera comprender».

  • La entidad asegura haber proporcionado un tríptico informativo pero la magistrada no lo considera acreditado.

El Juzgado de Primera Instancia número 4 de Ponferrada, en la provincia de León, ha condenado a Novagalicia Banco (NCG) a devolver 4.800 euros de un contrato de obligaciones subordinadas en el que un bebé de cuatro meses figuraba como ordenante.

La titular del juzgado ha declarado nulo el contrato y ha condenado, además, a la entidad bancaria a pagar el interés legal del dinero desde la fecha de suscripción de los valores, así como las costas del procedimiento.

En la sentencia, fechada el 29 de noviembre y que se ha hecho pública este martes, la jueza subraya que la orden de suscripción se encuentra a nombre de dos titulares (cuenta asociada), pero la ordenante es un bebé de apenas cuatro meses.

«Dicho dato objetivo determina ya por sí mismo la inexistencia de información por el personal bancario o al menos que la misma pudiera comprender con tal edad», afirma la magistrada.

En su argumentación, la jueza considera probado que la entidad financiera vendió al cliente un «producto financiero complejo» que requeriría una información previa a la firma del contrato, información que NCG alega haber proporcionado mediante la entrega de un tríptico informativo pero que la magistrada considera «no acreditado».

Seguir leyendo…

 

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén